Geotecnia indirecta

Con drones levantamos nubes de puntos muy densas del macizo rocoso o taludes. La combinación de un control visual fotográfico y el modelo 3D, permite identificar y caracterizar de forma semi-automática el macizo rocoso, optimizando tiempo y disminuyendo el tiempo de exposición del personal bajo el talud, junto a obtener información en sectores sin acceso.

El modelo 3D de alta resolución consiste en millones de caras triangulares orientadas y georeferenciadas, lo que nos permite medir las caras de fractura principales y caracterizarlas sin exponer al personal a factores de riesgo como el sol, polvo y posibles caídas de rocas. La información obtenida se puede representar gráficamente en diagramas de rosetta y redes estereograficas, entregando una vista preliminar de la geomecánica del macizo.